A Mohamed, su padre le dio tal paliza que perdió un oído, y su hermano jura matarle A Houria la golpeaban por ser lesbiana. Ocho gays marroquíes que ruegan asilo en Melilla relatan su fuga…