El próximo 28 de junio, la voz unificada de miles de personas reivindicará el orgullo de reconocerse en sexualidades e identidades diversas. Un año más, el recuerdo de los hechos acontecidos en el bar Stonewall Inn, la madrugada del 28 de junio de 1969, vuelve a reunir al colectivo LGTBI para reivindicar derechos y la convivencia desde la diversidad.

Los logros conseguidos en los últimos años son muchos, es cierto, y debemos destacar a este nivel la reciente admisión en el Parlamento Vasco (15 de mayo), de la proposición para modificar la actual ley sobre transexualidad, modificación que apunta hacia el reconocimiento de la autodeterminación de la identidad sexual.

Queremos trasmitir, además, nuestra satisfacción por entender que nos encontramos en una sociedad cada vez más comprometida con la  diversidad afectivo-sexual, una sociedad en la que se multiplican las iniciativas en materia de sensibilización y pedagogía social.

Pero no todo son logros, ni siempre los retos de futuro se hallan exentos de complicaciones. Hace ahora un año, tal día como hoy, mostrábamos nuestra esperanza de que, tanto el Proyecto de Ley por la Igualdad LGTBI promovido por la FELGTB (Federación Estatal de lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) como la iniciativa tendente a  enmendar las lagunas derivadas de la Ley 3/2017, encontraran a corto plazo una resolución satisfactoria, cosa que a día de hoy no ha sucedido.

Tampoco este año la difícil situación a la que debe hacer frente el colectivo LGTBI+ en alrededor de 70 países, origen de incesantes demandas de protección internacional, ha experimentado modificaciones significativas. Sí es cierto que países como la India, Trinidad y Tobago y Angola han derogado recientemente dichas leyes, hecho altamente satisfactorio, y deseamos que dichos cambios sobre el papel vayan acompañados de un verdadero cambio social en dichos países.

Queremos subrayar en este mismo ámbito el gran colapso que está padeciendo el circuito de asilo, que se está mostrando incapaz de absorber la gran demanda de solicitudes existente y, en consecuencia, de ofertar soluciones satisfactorias. Se trata de una coyuntura que afecta, asimismo, a las personas solicitantes de asilo por motivo de OSIG que, en ocasiones, se ven abocadas a situaciones de extrema vulnerabilidad al no poder acceder, si quiera, a un techo bajo el que cobijarse.

Este año 2019 queremos poner la mirada, además, en los cada vez más habituales y explícitos discursos reaccionarios que ponen al colectivo LGTBI en el ojo del huracán, alentando el odio y amenazando permanentemente con una  pérdida de derechos fundamentales. Inclúyanse en los mismos aquellos discursos que, en base a principios pseudocientíficos y enmascarados como iniciativas de “sanación”, no pretenden sino perpetuar la patologización de las sexualidades no normativas. Condenamos, asimismo, los recientes ataques al programa Skolae, ataques que, promovidos por sectores reaccionarios, pretenden boicotear y dar al traste con avances educativos en materia de diversidad sexual y de género.

Quizá como derivada del punto anterior, hemos de hablar nuevamente de incidentes en nuestro entorno en cuyo origen se sitúa la intolerancia frente a la diversidad sexual y de género, incidentes recogidos en los informes sobre delitos odio publicados por el Ministerio del Interior;  Eraberean, “Red vasca para la Igualdad de Trato y No Discriminación”; o el “Informe de incidentes de odio de Euskadi”, publicado en 2018 por el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

Y queremos poner el foco, ya para terminar, en la multitud de agresiones sutiles y cotidianas que, en su apariencia “irrelevante”, condicionan y dificultan la autoaceptación, cotidianeidad y empoderamiento de las personas LGTBI+. Así lo refleja el estudio diagnóstico sobre realidades LGTBI+ de Gipuzkoa, realizado en 2018 por esta asociación a solicitud de la DFG, cuyos resultados evidencian la persistencia y nociva incidencia de estas acciones.

Y aunque en último lugar, pero no por ello menos importante, aprovechamos este 28J para brindar nuestro más sincero reconocimiento y agradecimiento a todas aquellas personas que han dedicado su vida a luchar por la liberación sexual, o en su caso, han padecido en base a su orientación sexual y/o identidad de género.

Personas ya fallecidas, algunas, o de edad avanzada, otras, a quienes nos debemos y para con las cuales asumimos un compromiso: evitar que su posible ingreso en centros residenciales coarte nuevamente la libre expresión de su sexo-afectividad.

Es en base a todos los motivos citados, que invitamos a la, ciudadanía,  agentes sociales e instituciones guipuzcoanas, a considerar los siguientes puntos de desarrollo para la mejora de las condiciones de vida y derechos del colectivo LGTBI+:

  • Una ley LGTBI+ integral vasca.
  • La consideración de las personas LGTBI en la memoria histórica, pidiendo verdad, justicia y reparación para este colectivo.
  • Una mayor presencia de la educación sexogenérica en el currículo educativo bien, como asignatura, bien como una materia transversal. Pues, a menor número de referentes y conocimiento en esta materia, mayor es la LGTBfobia en las sociedades.
  • La creación de espacios no excluyentes e igualitarios, como baños y vestuarios, en los centros públicos.
  • El desarrollo y puesta en marcha de guías de buenas prácticas que aseguren el respeto a la diversidad sexogenérica en cualquier agente social: empresas, comercio, centros educativos, etc.
  • La divulgación e información sobre las diversas realidades de género no normativo, transmitida desde las instituciones y dirigida al público en general, a través de campañas informativas masivas.
  • La integración de medidas que aseguren la visibilización y respeto a la diversidad sexogénerica en los convenios colectivos.
  • La consideración de las realidades no normativas en la atención a las personas mayores LGTBI+ posibilitando que no necesiten «volver al armario» después de tanta lucha.
  • La dotación de recursos específicos para la atención a las personas migrantes LGTBI+ que llegan a nuestro territorio huyendo de la LGTBI+fobia y transfobia en sus países de origen.

Desde la asociación Gehitu!, os animamos a que aprovechéis este día para la celebración de todos los avances conseguidos, y del mismo modo, a que participéis en los distintos actos de sensibilización y reivindicación que hacen de hoy un día más en la lucha por la diversidad.